Sobre la semana de lucha por la vivienda

Ha sido una semana de mucho trabajo, llena de acciones, charlas y toda clase de eventos para denunciar el derecho a una vivienda digna. Un derecho inseparable de las demás luchas. Recogemos aquí el comunicado de cierre de la semana emitido por ministeriodevivienda.info, el análisis de todo por hacer y algunas de las mejores fotos y vídeos del centro de medios y los compañeros de fotogracción. La lucha sigue, pues sabemos que es el único camino.

Comunicado de cierre de la semana de ministerio de vivienda:

La Semana de Lucha por la Vivienda llegó a su fin el pasado domingo 25 de marzo de 2012 con la celebración de una concentración de protesta por el derecho a la Vivienda. La convocatoria, que incluía una manifestación hasta la Puerta del Sol, no pudo realizarse a causa del fuerte dispositivo policial -hasta una decena d furgones policiales y más de una treintena de polícas- desplegado por Delegación de Gobierno, que no dudó en identificar a cualquier persona próxima a Cuesta Moyano.

Pancartas eje bancos

En la acción del eje de bancos, ronda de valencia, casa encendida

La jornada comenzó al filo de las 9 horas en el centro de convergencia de la calle Echegaray 17, con la recogida de materiales y la limpieza del espacio. Horas antes, en la Asamblea del Centro celebrada el viernes a las 20h, se había consesuado la propuesta de abandonar Echegaray 17 una vez concluida la Semana de Lucha. Pero no de cualquier forma. Tras discutir varias propuestas, se consideró oportuno no abandonar el centro sin antes denunciar las irregularidades observadas en el proceso de investigación sobre el mismo.

Por ello se convocó una rueda de prensa que comenzó a las 10h en la sala de las Provincias, planta superior de la mítica taberna Los Gabrieles, la cual, sin duda, ha conocido tiempos mejores. Tras hacer balance de las acciones realizadas por cada uno de los ejes de la Semana de lucha, se procedió a la lectura de un comunicado de denuncia en el que, además, se remarcaba la legitimidad para liberar el espacio sito en la calle Echegaray 17. “Consideramos ilegítima la propiedad de este inmuelbe, que además lleva años en desuso, esperando a que su precio de venta se eleve para poder ganar más dinero. Esta práctica, muy extendida en nuestro país, contribuye a reducir la oferta de viviendas en el mercado, para poder mantener los desorbitados precios que, desgraciadamente, todas las personas que vivimos de nuestro trabajo tenemos que afrontar” recordaba la portavoz designada por la Semana de Lucha.

La apertura a medios incluía una visita guiada por los sótanos de Los Gabrieles con el objetivo de visibilizar el defectuoso proceso de restauración realizado por la empresa propietaria. Este espacio, que se ha mantenido realizado por la empresa propietaria. Este espacio, que se ha mantenido cerrado durante toda la semana, fue acondicionado en la tarde del sábado bajo la supervisión de varios compañeros de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, asociación en defensa del patriomino histórico y cultural y que también participó en la rueda de prensa. “Los azulejos de Los Gabrieles han sufrido más daños durante el proceso de restauración que en sus 90 años de historia” remarcaba un compañero de dicha asociación.

Concluida la apertura a medios se procedió a cerrar el edificio mediante una pequeña concentración en la entrada del edificio. Tras una pequeña ceremonia de clausura, el edificio era devuelto a la propiedad. Tal y como comentaba una de las personas concentradas, “el espacio vuelve a manos de la especulación y en perfectas condiciones, lo cual dice mucho de las personas que han participado durante la Semana”.

Asamblea en Cuesta de MoyanoFinalmente, el grupo de personas concentradas en Echegaray 17 tomó rumbo a Atocha, punto de partida de la manifestación por el derecho a la vivienda que había sido convocada a las 12h por los organizadores de la semana. Sin embargo, al llegar a la Cuesta Moyano, una decena de furgones UIP y más de treinta policía nacionales impedían el inicio de la marcha hacia la Puerta del Sol, mediante la obstaculización del paso y la identificación de las personas que se congregaban en las inmediaciones de la estatua que da nombre a la plaza. Al cabo de media hora, las más de 300 personas concentradas optaron por celebrar una asamblea en la que hacer una evaluación colectiva de las acciones celebradas durante la Semana de Lucha. Para ello, tomaron la palabra cada uno de los portavoces de los ejes organizadroes. Asimismo, se hizo un recordario d elos desahucios que se producirían durante la semana siguiente y un llamamiento para acudir a frenarlos.

Al grito de “Okupa tú también” finalizaron las intervenciones y, tras un “¡Gracias, y hasta otra!”, los presentes comenzaron a corear “Ninguna agresión sin respuesta”, en referencia a los ataques neonazis que se produjeron en la noche del viernes en Manresa y que se saldaron con tres heridos, uno de ellos en estado grave.

 

Breve balance de una Semana de Lucha por la Vivienda: (Análisis de todo por hacer)

No es la primera vez (ni será la última) que desde este periódico dedicamos unas páginas a la problemática de la vivienda y las formas de afrontarla colectivamente que se vienen dando en el contexto actual. A riesgo de resultar repetitivas/os, hemos creído necesario volver a abordar este tema que tanto afecta a nuestras vidas y que consideramos un buen reflejo de cómo funciona esta sociedad en la que la propiedad privada, con todo lo que la ampara, pasa por encima hasta de una necesidad tan básica como tener un techo, un espacio digno donde vivir.

“La especulación no es una anomalía de este sistema sino la forma en que se acumula más rápidamente. Por eso, nada era imprevisible ni nada ha sido improvisado.”[i]

El problema de la vivienda en nuestra sociedad es de sobra conocido: los/as jóvenes no tienen acceso a ella debido a una evidente falta de medios y los/as hipotecados/as o arrendatarios/as – que engrosan las filas del paro o de los/as trabajadores/as precarios/as – que hace años sí lo consiguieron ya no pueden  mantenerse en ella.

En los últimos meses se han conocido nuevos proyectos y colectivos dedicados de una u otra forma a la lucha por la vivienda, al tiempo que otros que ya existían han ido cogiendo fuerza. Iniciativas como las de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), numerosas asambleas populares de barrios y pueblos, la Oficina de Okupación, la Oficina de Vivienda, etc., han sido capaces de poner el conflicto sobre la mesa y de mostrar que se puede afrontar el problema desde los/as propios/as afectados/as, organizándose de forma horizontal y directa.

Todo este trabajo previo y la coordinación entre distintos grupos a través de la Asamblea Interbarrios de Vivienda del 15-M de Madrid, se vio reflejado en la Semana de Lucha por el Derecho a la Vivienda celebrada en esta ciudad entre el 19 y el 25 de marzo. Las diversas acciones, charlas, concentraciones, marchas, etc. llevadas a cabo en este marco pretendían visibilizar los diferentes aspectos que abarca esta problemática, sus culpables, y las luchas que se están produciendo para hacerles frente, dedicando cada día de la semana a un tema distinto: okupación, juzgados, alquileres, bancos, estafas a cooperativistas y derribos.

“La responsabilidad no es sólo de las leyes injustas. Existe un entramado fraudulento amparado por el Estado y en el que participan las entidades financieras, las propias instituciones (Mº Vivienda, IVIMA, EMV), así como el sistema judicial y la policía que acude a echar a las personas de sus casas. Esta maquinaria legal y coercitiva, no busca la satisfacción de las necesidades básicas de las personas sino la obtención de beneficios económicos. El derecho a una vivienda adecuada es tratado como una mercancía no como un derecho.”

La Semana comenzó con la okupación del edificio de la calle Echegaray 17, en el céntrico barrio de Huertas, para utilizarlo como espacio de encuentro y sede de las actividades programadas. En palabras de las/os organizadoras/os, “por una parte, para que tengamos un lugar donde juntarnos y encontrarnos en esta Semana de Lucha. Y por otra, demostrarnos a las personas que habitamos esta ciudad que podemos organizarnos y gestionar espacios para todo lo que necesitamos con nuestras propias manos. De esta manera, creamos otras maneras de entender nuestra ciudad, nuestras relaciones sociales y, en definitiva, nuestras vidas”. El edificio es propiedad de una empresa inmobiliaria que cuenta con un capital social superior a 700.000 euros y que pertenece a un grupo empresarial madrileño dedicado a la construcción y especulación de inmuebles. Una de tantas empresas que mantienen millones de viviendas vacías en todo el Estado a la espera del negocio más jugoso. Como era de esperar, desde la prensa no han tardado en responder a esta nueva okupación con la habitual sarta de sandeces tratando de vaciar la acción de cualquier contenido político, resaltando la legalidad y bondad de la empresa propietaria y alertando sobre el grave peligro que supone la okupación para el edificio y su patrimonio, con el fin de eliminar cualquier apoyo social y preparar el terreno para la represión.

Al día siguiente, el martes 20 de marzo, tuvo lugar una concentración y entrega de denuncias frente a los Juzgados de Capitán Haya, donde se encuentran los Juzgados de Primera Instancia, que son los que llevan a cabo la ejecución de desahucios. Para nosotras/os lo destacable de esta acción no es la reivindicación de nuevas leyes que garanticen “que no se vulnere el Derecho a la Vivienda”, sino su objetivo de señalar la culpabilidad del sistema judicial y del Estado, que crea el marco legal, administrativo y coercitivo que ampara los intereses especulativos y que es quien permite en último término que se deje a personas en la calle al ritmo de cuarenta desahucios diarios en nuestra ciudad.

En la misma línea, las acciones contra bancos llevadas a cabo la noche del miércoles, tras la que amanecieron “tapiados” e inutilizados más de cien cajeros automáticos, y el jueves, cuando un grupo de gente cortó durante unos minutos la Ronda de Valencia a la altura de La Casa Encendida (centro sociocultural de la Obra Social de Bankia) y desplegó desde la misma dos pancartas en las que se podía leer “Mafia Bankia” y “Obra social. Desahuciar, estafar, especular”, son una forma más de señalar a los/as culpables y presionar contra ellos/as.

Otras de las acciones llevadas a cabo fueron las enmarcadas en la jornada informativa y reivindicativa del miércoles 21 acerca de la problemática del alquiler, en la que se realizó una “Marcha de Inquilinos/as” por el alquiler social y contra las políticas estatales y locales que llevan años promoviendo la venta y poniendo todo tipo de trabas al alquiler. Durante la marcha se hizo una visita a la sede del IVIMA, entidad pública supuestamente encargada de facilitar el acceso a la vivienda y que en realidad funciona de la misma manera que las entidades bancarias, manteniendo precios abusivos y viviendas vacías, y expulsando a la gente de sus casas.

El viernes 23 fue el día dedicado a los/as Cooperativistas del Sureste de Madrid, estafados/as desde hace quince años por las aseguradoras, entidades bancarias y gestores inmobiliarios, y esperando desde entonces recuperar su dinero. La protesta tuvo lugar en la sede de HCC Europe, una de las aseguradoras culpables de la estafa.

Por último, la jornada del sábado 24 en el Espacio Sociocultural Liberado y Autogestionado EKO (en Carabanchel), con charlas informativas y actividades solidarias, estuvo dedicada a los derribos ilegales que se están produciendo y que pretenden continuar en La Cañada Real y Puerta de Hierro.

La Semana finalizó con una manifestación el domingo 25 bajo el lema “La Vivienda es un Derecho, no un negocio, ¡Tómalo!”.

Las acciones y convocatorias desarrolladas estos días no sólo han contribuido a visibilizar y dar a conocer el conflicto, sino que han constituido un lugar de encuentro entre afectadas/os donde poner en común inquietudes y problemas para pasar a la acción de forma colectiva y emprender una lucha real, no restringida a una semana sino continua y duradera. Los ejemplos puestos en práctica, como las okupaciones y acciones de presión contra los/as culpables (bancos, inmobiliarias, instituciones, etc.) pueden ser un buen punto de partida para esta lucha, en la que aún hay mucho por hacer.

Vídeo del eje de alquileres donde se montó la Oficina de Vivienda de Madrid:

Acción Eje de Alquileres from SemanaLuchaVivienda on Vimeo.

Un pensamiento en “Sobre la semana de lucha por la vivienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>