#NoSonOkupasSonNazis

El día 18 de agosto, el grupo neonazi Movimiento Social Republicano (MSR) publicaba en las redes sociales la entrada en un edificio abandonado del barrio madrileño de Tetuán y su intención de convertirlo en un centro social que atendiese a personas necesitadas. Eso sí, siempre que fuesen de raza blanca y nacionalidad española. La apertura de un centro de esas características en el distrito con más población migrante de Madrid y la oposición que generó entre los vecinos atrajo la atención de la prensa, sobre todo a partir de la masiva manifestación de rechazo que se celebró el mismo día de la inauguración del centro, el 30 de agosto. Desde entonces, ha sido frecuente ver como la prensa se refería al centro como un “edificio okupado” y a los miembros del grupo neonazi como “okupas”, en un error que luego se repetía en las redes sociales. La prensa asimilaba así este centro como el movimiento de okupación, que siempre ha tenido entre sus principales objetivos la recuperación de edificios abandonados para convertirlos en viviendas y centros sociales.

Esta asimilación era falsa, pero la realidad importaba poco. Presentar el centro del MSR como parte del movimiento okupa perseguía un objetivo muy concreto: reducir el problema a un enfrentamiento entre bandas. Un problema social y político tan profundo como es el asentamiento de un centro que promueve la discriminación y el odio racial quedaba reducido a una pelea entre “ultras de distinto signo”, como titulaba el ABC en una noticia del siete de septiembre. Poco importaba que el centro del MSR no tuviese nada que ver con el movimiento de okupación ni en sus ideas, ni en sus objetivos, ni en su forma de funcionamiento: lo importante era transmitir la idea de que todos los okupas son violentos y generan problemas. Sin embargo, pasaban por alto lo más importante: no son okupas.

Manifestación contra el MSR 30 Agosto 2014 (Foto Dissopress)

Manifestación contra el MSR 30 Agosto 2014 (Foto Dissopress)

No apuntalaremos vuestras ruinas: el movimiento de okupación

El movimiento de okupación como lo conocemos hoy surge en el Estado español a finales de los años ochenta. Es entonces cuando aparecen los primeros centros sociales autogestionados, edificios abandonados que se recuperan para darles un uso colectivo. Fábricas abandonadas, naves vacías y edificios públicos en desuso comienzan a ser utilizados como lugares donde los vecinos del barrio y los miembros de distintos colectivos se reúnen para hacer actividades de todo tipo, desde ver una película a participar en un taller. Edificios destinados a convertirse en un montón de ruinas pasan a ser lugares del barrio y para el barrio. Frente a los escombros, la vida.

Pero la okupación no es solo una respuesta a una necesidad concreta. Los centros sociales autogestionados no buscan únicamente luchar contra el abandono de los barrios por parte de las instituciones. Al okupar un edificio abandonado se está cuestionando un modelo de ciudad en el que solo cabe la especulación o los escombros, pero no solo eso. Mediante la recuperación de edificios, la okupación cuestiona también dos pilares básicos del sistema capitalista: la propiedad privada y las leyes que lo protegen. Desde pequeños se nos enseña a valorar la propiedad privada y a considerarla un derecho básico, derivado del trabajo: cuanto más trabajes, más propiedades podrás tener. Sin embargo, pronto nos damos cuenta de que esa relación es ficticia, de que las jornadas de ocho o diez horas diarias apenas nos permiten llegan a fin de mes y de que después de cuarenta años de trabajo la única propiedad que tenemos es un piso de sesenta metros cuadrados en el extrarradio, eso si hemos tenido suerte y hemos conseguido acabar de pagar la hipoteca. Y si esa relación es ficticia, también podemos pensar que la elevación de la propiedad privada a derecho básico es igualmente falsa. Es más, casi parece más bien propaganda de quienes sí tienen propiedades, y no de quienes lo único que tenemos es una hipoteca –es decir, una deuda-, o muchas veces ni eso. Mantener un inmueble cerrado excluyendo a los demás de su uso cuando el propietario no lo está utilizando ni lo necesita no es legítimo ni respetable. Permitir que haya edificios abandonados cayéndose a pedazos mientras existen necesidades en los barrios por tener un simple papel de propiedad es cruel e injusto. La okupación reconoce y respeta la posesión (esto es mío porque le doy uso), pero no la propiedad (esto es mío aunque quiera destrozarlo, acapararlo o convertirlo en un montón de escombros). Así, al cuestionar las relaciones de propiedad, el movimiento de okupación cuestiona también las relaciones de dominación que permiten que unos acumulen propiedades y otros no tengan nada, que haya gente sin casa y casas sin gente. Al luchar contra la dominación, lucha por una sociedad más igualitaria y más justa.

Racismo y exclusión: el MSR

Uno de los vecinos de Tetuán agredido por los Nazis

Uno de los vecinos de Tetuán agredido por los Nazis

Sin embargo, nada de esto lo encontramos en el centro del MSR. La ideología neonazi que defienden sus miembros no solo no quiere acabar con las relaciones de dominación basadas en la propiedad y el dinero, sino que además promueve otras basadas en la raza. No solo creen que las personas deben ser excluidas en función de su clase social, sino también en función de su color de piel. La utilización de la estrategia de la ocupación de un edificio no se basa en un intento de acabar con la dominación, sino de hacerla más fuerte. Para un grupo neonazi como el MSR, la ocupación es solo una forma de vender una ideología racista, de enmascarar lo que en realidad es solo odio y exclusión. Copian la apariencia de un centro social autogestionado pero lo dotan de unos contenidos completamente opuestos: donde debería haber igualdad hay exclusión, donde debería haber solidaridad hay jerarquía, donde debería haber apoyo mutuo hay asistencialismo, y donde debería haber libertad hay dominación. En la medida en que excluyen a muchos de sus vecinos, un centro de ideología neonazi nunca puede ser algo del barrio y para el barrio. Únicamente puede ser un lugar de difusión de ideas racistas en el que, con suerte, algún día repartan bocadillos a los que consideren merecedores de ello. Cuando no haya esa suerte, sus miembros darán palizas a vecinos que sean objeto de su odio, como de hecho ya ha sucedido en Tetuán.

Además, un centro como este no solo no cuestiona el modelo de ciudad existente, sino que ayuda a consolidarlo. Permitir un foco de conflictividad en un barrio con el objetivo de deteriorarlo es una estrategia de gentrificación de manual. Cuando ese deterioro se consolida –por ejemplo porque hay palizas frecuentes a la población migrante-, los vecinos que habitan el barrio lo abandonan. De esa forma, los especuladores pueden hacerse con sus casas a un precio muy bajo, derribarlas y construir viviendas mucho más caras. En un barrio como Tetuán, situado a cinco minutos andando de la zona más cara de Madrid, el centro del MSR es una oportunidad perfecta para deteriorar un barrio que hasta ahora no había tenido problemas de convivencia. Esto no quiere decir que el ayuntamiento o los especuladores hayan dados las llaves a los neonazis del MSR, pero sí que estos hacen un papel que les resulta útil.

Esta complicidad con los intereses de la dominación, unido a la difusión de la ideología neonazi y la práctica del racismo y la exclusión hacen que el centro del MSR deba ser considerado algo completamente opuesto a los centros sociales autogestionados que pertenecen al movimiento de okupación. Las ideas discriminatorias y xenófobas que promueven no tienen cabida en Tetuán ni en ningún otro distrito de Madrid. Los vecinos ya han demostrado su rechazo a la apertura de este centro y no pararán de oponerse a él hasta que se cierre de forma definitiva. Los miembros del MSR han ocupado un edificio, pero no son okupas: son nazis.

¡Fuera racistas de nuestros barrios!

Viernes #27J 7am #JorgeSeQueda. Noche jueves 26 #AcampadaJorge

El viernes, 27 de junio, a las 07:00h, KutxaBank pretende dejar sin hogar a una familia compuesta por Jorge, Yolanda, dos niños de 3 y 9 años y un bebé de dos semanas.

Desde el jueves 26 a la noche se convoca en la calle Carabelos 55 una acampada para parar el desahucio.

Se trata del tercer intento de desahucio, por parte de KutxaBank, propietario del piso que, tras mucho tiempo de abandono, ocupó esta familia, que sobrevive con una mísera ayuda de 68 euros y con el absoluto desprecio de los organismos responsables.

El pasado 23 junio, activistas por el derecho a una vivienda digna acompañaron a Jorge a la sucursal que el banco tiene en la avenida de Orovilla, en el barrio de Villaverde. KutxaBank ignoró el drama de esta familia, permitiendo que vuelvan a sufrir un nuevo intento de desahucio.

Vecinos y colectivos de vivienda vamos a parar este desahucio brutal y acompañar a la familia desde la noche anterior al lanzamiento acampando frente a su casa.

¡Si puedes, súmate a la #AcampadaJorge!

¡No permitimos ni un desahucio más!

Evento en Facebook

Acampada Jorge

Vïdeo del #TallerOkupacion

Este pasado sábado realizamos el #TallerOkupacion porque defender el derecho a la vivienda digna pasa por conocer las leyes y el modo de defendernos. Muchísimas gracias a todas las que asististeis, a las compas que grabaron, a todas las que participaron, a Jaime Alekos y su magnífico documental y sobre todo a Daniel Amelang, que dio una charla excepcional que ponemos a continuación:

 

Este sábado en #TallerOkupacion, reparto de pegatinas #DerechosInquilinas

Este sábado 21 de Junio a las 19h haremos el taller de okupación en el CSOA La Morada, este taller da comienzo a la campaña por los derechos de las personas que viven okupando. Al igual que hemos hecho durante los últimos meses con los derechos de las inquilinas, el fin último esta campaña es dotar de recursos y de una identidad colectiva a las personas que son víctimas de la especulación.

La Oficina de Vivienda se creó específicamente con la vista puesta en la defensa del derecho a la vivienda por encima de la particularidad de cada caso, y es por eso que durante estos meses hemos desarrollado materiales para la defensa legal de las inquilinas, contenidos en forma de panfletos y vídeos para difundir las reivindicaciones, concursos y pegatinas para crear una identidad colectiva, acciones para visibilizar a las culpables, en busca siempre de crear focos de lucha para la defensa colectiva del derecho a vivienda.

Pero al igual que las personas que viven de alquiler, son cientos de miles los excluidos en este país que no tienen forma de acceder legalmente a una vivienda y la toman. También ellas tienen derecho a la vivienda y por eso a partir de ahora centraremos nuestros esfuerzos en los derechos de las personas que viven okupando.

De momento tenemos los materiales ya publicados en la sección de recursos sobre okupación, al que hoy hemos añadido una guía rápida con todos los elementos relevantes para la toma y defensa de una vivienda desarrollada desde Carabanchel.

La campaña inquilinas no se cierra y este sábado en el taller de okupación tendremos miles de pegatinas de derechos inquilinas para repartir en la morada. Hipotecadas, viviendo de alquiler, okupando o sin techo nuestra lucha es la misma, la lucha contra este modelo que hace negocio con la necesidad enriqueciendo a unos pocos a costa de la explotación y la miseria de las demás.

Desalojan Corrala la Utopía, nace #AcampadaUtopia

Actualización 9/04/2014: Hoy la Junta de Andalucía se compromete a realojar a las vecinas de la utopía. Una vez más se demuestra que la lucha es el único camino.

http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-junta-asume-realojo-familias-desalojadas-corrala-utopia-cumplimiento-mandato-judicial-20140409113923.html

Ayer domingo desalojaron tras dos años de lucha la Corrala Utopía. Una corrala que varios activistas de oficina de vivienda tuviéramos la ocasión de conocer hace un año, y que representa un ejemplo de lucha y resistencia, principalmente de las vecinas que la habitaban, pero también de un movimiento por la vivienda digna en Sevilla en concreto y sus P.I.V.E.S. y Andalucía en general del que todos deberíamos tomar nota.

Han pasado dos años luchando contra Ibercaja, otro de tantos bancos criminales, pero también contra los poderes públicos, especialmente el Ayuntamiento de Sevilla que les cortó los suministros básicos en un acto de barbarie digno de la peor calaña política.

Ayer finalmente las vecinas eran desalojadas con otro dispositivo policial desproporcionado,el edificio tapiado y las vecinas en la calle.

Pero las vecinas de la Corrala Utopía no son de las que se rinden, ni era ese edificio del que sacaban su fuerza. En otra muestra de lucha tras el desalojo han acampado frente a las puertas del ayuntamiento, las querían separadas pero se las han encontrado juntas.

Desde Oficina de Vivienda de Madrid mandamos nuestra solidaridad pero sobre todo nuestros agradecimientos a todas las vecinas de la Corrala Utopía.

Comunicado del Movimiento Andaluz por una Vivienda Digna

 

Vídeo : Desalojo de la Corrala Utopía, manifestación y concentración de apoyo en #sevillahoy

 

 

 

Nueva Obra Social en Guadalajara Alienda Alovera

Sigue adelante la okupación de edificios vacíos por parte de asambleas de barrio construyendo una alternativa para personas a las que se les niega el derecho a una vivienda.

Tras la primera apertura del edificio Izan&Britanny en la calle Cadete nº7 por parte de la asamblea de Carabanchel llegó a principios de año La Manuela, donde desde Vivienda centro en el barrio de Malasaña.

Hoy se presenta al público Alienda Alovera, un nuevo proyecto con más de 60 viviendas en Guadalajara.

Enhorabuena a todos los compañeros que han hecho posible que estas familias no sigan viviendo en la calle.

Obra Social Alienda en Guadalajara

 

 

Victoria en Bloc Salt, nueva obra social en Valencia y acampada en Mérida

La estafa de la Sareb parece consumada, han dilapidado miles de millones y siguen cobrando sueldos de escándalo para mantener la burbuja inmobiliaria y aumentar los beneficios de los bancos para los que trabajan sus consejeros. Pero, ¿de verdad se ha consumado?. Mientras su maquinaria de robar sigue adelante son cada vez más las iniciativas que están consiguiendo arrancar mediante la lucha el derecho a la vivienda digna de unas casas que ya hemos pagado:

– El pasado 16 de Octubre el #BlocSalt se despertaba lleno de centenares de personas dispuestas a defender a las 43 personas que viven en él de la amenaza de desalojo. Tal muestra de resistencia despertaba además al tribunal de derechos humanos de Estrasburgo que paralizaba el desahucio cautelarmente hasta que el próximo 29 de Octubre.

No se han quedado parados y seguirán presionando a la Sareb hasta conseguir un alquiler social para los inquilinos del #BlocSalt

– Esta semana la Plataforma de afectados por la hipoteca de Valencia iniciaba su obra social en un bloque, esta vez en manos del BBVA, que han llamado “La Esperança”

– En la ciudad de Mérida hoy un grupo de familias ha comenzado esta noche una acampada ante la Consejería de Fomento con el fin de exigir el cumplimiento del artículo 47 de la constitución que no solo dice que Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada sino que añade . Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

Entre sus exigencias está la puesta disposición de 16 viviendas que la Sareb tiene en su localidad.

– Después de que el pasado 3 de Octubre en Madrid se alojara a 6 familias en un bloque de la Sareb, la próxima semana las 163 familias que han sido estafadas en Arroyomolinos continúan su lucha por acceder a las viviendas que ya han pagado dos veces. La primera poniendo 100.000 euros de su bolsillo y la segunda a través de la Sareb, que no las ha ayudado pero que sí ha comprado con dinero público los 36 millones de euros que tenía como crédito el promotor. Con ellas estaremos el próximo 24 de Octubre a las 19:00 en Castellana nº89 frente al edificio de la Sareb exigiendo soluciones.

La ocupación de viviendas como toma de nuestros derechos

Ante la problemática habitacional, las asambleas de vivienda, la PAH y demás colectivos en defensa de la vivienda, han tenido como herramienta, además de la acción directa, algunas vías judiciales y administrativas:

Pero cuando nuestros derechos se ven sistemáticamente vulnerados frente a unas leyes injustas (tanto para inquilinos como hipotecados como ocupas), que permiten a las entidades financieras, administraciones públicas y propietarios echar a las familias de sus casas; cuando se agotan las vías judiciales y administrativas para defender el derecho a la vivienda digna, cabe plantearse un cambio de estrategia: de pedir y esperar a tomar y hacer.

El objetivo es recuperar la función social de una vivienda vacía – en manos de entidades financieras como la banca o la SAREB, o vivienda pública que nunca ha sido adjudicada… – para garantizar que ninguna persona se quede sin casa.

Frente a la deslegitimación judicial, tenemos la desobediencia civil y la legitimación social de la ocupación. Y para tomar nuestro derecho a la vivienda, la inteligencia colectiva y el apoyo mutuo han desarrollado estrategias y herramientas que lo hacen posible.

Ante la dramática situación en la que se encuentran centenares de miles de familias sin visos de mejorar sino agravarse, ante la incapacidad de las administraciones para dar respuesta a una  situación de auténtica emergencia habitacional, y ante unas leyes incapaces de garantizar los derechos más elementales y de atajar la sangría de desalojos que se producen cada día (más de 240): la ocupación está legitimada porque la propiedad privada está limitada constitucionalmente por su función social.

Aquí puedes consultar manuales de ocupación:

¡Sí Se Puede! Programas de toma la tele sobre vivienda

Aprovechando la publicación del programa 14 de Sí Se Puede de Toma La Tele dejamos este índice con todos los que han producido hasta ahora. Un reflejo fiel de la lucha de la vivienda, periodismo serio, del que toma partido.

Sí Se puede:

SíSePuede 001
SíSePuede 002
SíSePuede 003
SíSePuede 004
SíSePuede 005
SíSePuede 006
SíSePuede 007
SíSePuede 008
SíSePuede 009
SíSePuede 010
SíSePuede 011
SíSePuede 012
SíSePuede 013

Actualización de recursos de información

Además de la asesoría presencial todos los jueves de 17 a 20h en CSOA La Morada, Oficina de Vivienda ofrece recursos para la defensa del derecho a la vivienda y el entendimiento de la problemática actual.

Hemos actualizado la documentación. Puedes echar un vistazo a los diferentes apartados, leer, descargar, compartir:

Asambleas populares y grupos de vivienda:

  • Listado actualizado de plataformas, asambleas populares y grupos de vivienda de Madrid, por barrios y municipios.

Documentos útiles para procesos de desahucio:

  • Consejos básicos y documentos que pueden ser útiles en la negociación con el banco o durante un proceso de ejecución hipotecaria.

Alquiler. Derechos del Inquilino:

  • Derechos de las personas que se encuentran vivienda en régimen de alquiler. Contratos abusivos, renta antigua, ayudas al alquiler.

Ocupación. Información sobre la toma de inmuebles:

  • Información legal, derechos, manuales prácticos de electricidad, fontanería y reparaciones del hogar.

Estudios sobre vivienda:

  • Materiales para comprender las causas de la situación de la vivienda, la burbuja inmobiliaria, la situación financiera y las legislaciones relacionadas.

Recursos de la administración:

  • Recursos de organismos oficiales de municipios, comunidades autónomas y estatales.